Algunas sugerencias para que los niños lean

Compartir

                                                            Silvia Castrillón

                                                            Presidente ACLIJ

 

Con mucha frecuencia, los profesores, bibliotecarios y padres de familia se preguntan sobre lo que deben hacer para lograr que sus niños lean. Voy a tratar de dar respuesta a tres de las preguntas que se hacen con más frecuencia, no sin antes afirmar que no es posible encontrar situaciones modelo que puedan ser tratadas de la misma manera:

  1. ¿Por qué es importante leer?

Con un riesgo enorme de simplificar, me parece necesario insistir en la importancia de la lectura, pues a pesar de que últimamente se ha hecho conciencia entre padres y educadores acerca de su valor, también se empieza a correr el riesgo de considerar la lectura solo como un instrumento para acceder a las nuevas tecnologías y la información que estas ofrecen, o como medio de pasar el tiempo libre; por eso es importante la lectura de literatura.

  1. ¿Debo elegir las lecturas de mis hijos o alumnos?

Si bien es cierto que leer es una actividad que permite reafirmar la autonomía, también es correcto que la autonomía para la elección está ya socavada por una oferta cultural publicitada a través de los medios de comunicación, no siempre de buena calidad.

Es conveniente alentar la construcción de esta autonomía y contribuir a desarrollar su capacidad de elegir con criterios exigentes, mediante el ofrecimiento de lecturas de calidad.

Desafortunadamente, libros mediocres que no movilicen la sensibilidad de los menores, no conducen, en la mayoría de los casos, a la formación de lectores con criterio, para quienes la lectura constituya un medio insustituible de crecimiento personal.

Sin embargo esto no quiere decir que no se tenga en cuenta y no se respete el gusto del niño, no descalificar su elección, pero sí ofrecer una variedad de temas, estilos y géneros que respondan a la variedad de intereses de los niños entre los cuales ellos puedan escoger.

  1. ¿Qué debo hacer para acercar a mis hijos a la lectura?

La primera condición para que los niños no pierdan el interés por la lectura es la de mantener este interés mediante el estímulo. No conviene leer para evaluar, ni en la escuela y mucho menos en el hogar. Es contraproducente pedirle resúmenes, ejercicios y respuestas a preguntas sobre los libros que leen. En cambio sí se puede estimular al niño con palabras alentadoras que destaquen sus progresos.

Obligar a los niños a leer en la casa o en la escuela con fines que no tengan que ver con los que, en situaciones reales, se buscan con la lectura, conduce a la inseguridad y la pérdida del interés.

Es conveniente buscar oportunidades (todas son buenas) para leerles en voz alta, —nosotros a ellos, no obligarlos a lo contrario—, cualquiera que sea su edad, y leer con ellos es una de las mejores actividades de promoción de lectura.

Hablar con ellos sobre las lecturas, mantener una conversación acerca de sus lecturas y las nuestras, así como de sus intereses, es un diálogo enriquecedor para ambas partes.

Por último, el mercado editorial ofrece excelentes libros de magnífica calidad. Muchos de ellos de creación colombiana y las librerías son un buen espacio para encontrarse con ellos y recibir la orientación de un librero calificado.