“El sueño en la infancia incide en la calidad del sueño de un adulto”

Compartir

 

Dormir bien permite que los niños tengan un mejor aprendizaje

 

El 19 de marzo se conmemora el Día Mundial del Sueño, una fecha que se celebra desde el 2008 como una iniciativa de darle importancia al buen dormir, tanto en los niños como en los adultos. Para este año, el lema es “Sueño regular, futuro saludable” y el propósito va desde recordar las recomendaciones para generar rutinas saludables de sueño, hasta garantizar formas seguras al momento de dormir desde la edad pediátrica.

Para la Dra. Sonia Restrepo, Neumóloga Pediatra y Especialista en Medicina del Sueño, quien es la actual Vicepresidente de la Asociación Colombiana de Neumología Pediátrica, uno de los capítulos de nuestra Sociedad Colombiana de Pediatría, y Secretaria de la Asociación Colombiana de Medicina del Sueño, “el sueño es importante en los niños porque en él se producen una gran cantidad de eventos que son cruciales para múltiples funciones vitales del cuerpo humano”.

El sueño en los niños tiene la misma importancia que una buena alimentación y la actividad física. Este interviene en la función cognitiva (aprendizaje) y regula los procesos del sistema cardiovascular, respiratorio, inmunológico y de secreción hormonal. Por esta razón, dormir bien es fundamental para mantenerse saludable.

“Uno de los beneficios de un sueño adecuado en la infancia es que permite la secreción de la hormona de crecimiento, la cual garantiza el mismo en los niños”, indica la Dra. Restrepo al referirse a una de las múltiples ventajas para una buena higiene del sueño. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las horas del sueño en los niños, dependen de la etapa de crecimiento en que se encuentran (ver tabla).

 

Hábitos para una adecuada rutina del sueño

No solamente se deben tener en cuenta las horas que debe dormir un niño para una adecuada rutina de sueño, también lo que hace cuando está despierto. En la infancia, lo ideal es que durante el día se lleven a cabo las actividades programadas como asistir al colegio y realizar ejercicio físico. Esto con el fin de prepararse bien para tener una noche plácida de sueño.

No obstante, la recomendación es realizar actividad física temprano en el día. Según la Especialista en Medicina del Sueño, “la actividad física intensa antes de dormir disminuye la eficiencia del sueño y produce microdespertares durante la noche”.

Hay que tener en cuenta los siguientes hábitos:

  • Evitar el consumo de bebidas oscuras como el chocolate y sus derivados, café y té en la tarde.
  • Disponer de una habitación lo suficientemente oscura y con una temperatura agradable.
  • Mantener las pantallas y los equipos electrónicos fuera de la habitación, inclusive mientras se cargan.
  • Valores agregados como tomar un baño, escuchar música o leer un libro antes de dormir, ayudan con la rutina de sueño; este último fortalece el vínculo padres-hijos.

 

“Si existe una adecuada rutina del sueño desde la infancia, garantizando el número de horas y teniendo en cuenta todas las recomendaciones, estamos evitando la aparición de enfermedades cardiovasculares, obesidad, ronquidos y en general, alteraciones para la salud”.

Dar clic para ampliar la imagen
 

Prácticas de sueño seguro y colecho

Evitar que los niños duerman boca abajo o sobre superficies demasiado abullonadas o blandas es parte de la campaña que se promueve entre los pediatras dirigida a los padres de familia, es decir se recomienda que los niños duerman boca arriba y en lo posible libres de objetos a su alrededor, especialmente que se garantice la vigilancia de esta práctica en los menores de 12 meses. De esta forma, se impide el riesgo de asfixia y que se presente el Síndrome Infantil de Muerte Súbita (SIMS).  

En cuanto al colecho, cada familia lo practica según sus preferencias de forma distinta. De acuerdo a la Dra. Restrepo, en este caso son recomendadas las cunas diseñadas para tal fin, las cuales se pueden ubicar al lado de la cama de los padres para ayudar al buen dormir y evitar el riesgo de asfixia. Aún así, existe evidencia en pro y contra de esta práctica, que está ligada a la influencia sociocultural de cada familia, explica la especialista. De todas maneras, siempre es necesario entregar información a los padres sobre el sueño seguro y cómo garantizarlo en los niños.