Literatura infantil y juvenil en el consultorio

Compartir

Dr. Francisco Leal Quevedo

                                                     Pediatra y Escritor Literatura Infantil y Juvenil

 Miembro Sociedad Colombiana de Pediatría y       

 Asociación Colombiana de Literatura Infantil y Juvenil

 

Con esta publicación queremos anunciarles a los miembros de la Sociedad Colombiana de Pediatría (SCP) y de la Asociación Colombiana de Literatura Infantil y Juvenil (ACLIJ), la intención de las dos sociedades para trabajar juntas en proyectos comunes, por el bien de la Infancia colombiana.

En los 40 años de mi práctica pediátrica, pocas cosas han permanecido indemnes. Una de ellas es la utilización de la Literatura Infantil y Juvenil (LIJ) en mi relación con los pacientes, ello incluye su presencia física en la sala de espera, la utilización en la charla con padres y cuidadores, y en ciertas ocasiones en mi prescripción.

Estamos convencidos de que un pediatra integral debe interesarse por todo lo que atañe al mundo del niño, incluyendo los aspectos biológicos, mentales, sociales e íntimos. En estos últimos están inmersos la formación de su afectividad, su cosmovisión, su imaginario, etc. La LIJ puede ser un excelente aliado. Sin embargo, con frecuencia carecemos de información concreta y actualizada de su disponibilidad, conveniencia según edad, particularidades de los géneros, saber cuál es el mejor material para nuestro consultorio, etc. Este es uno de los primeros objetivos que quiere cumplir esta alianza entre sociedades.

¿Qué les ofrecemos a nuestros pacientes, cuándo ponemos la LIJ a su disposición? No se trata de ofrecerles solamente entretención, para aliviar un poco lo insoportable de la espera. Se trata de utilizar verdadera literatura. “La literatura infantil no es una pastilla pedagógica envuelta en papel de letras, sino literatura, es decir, un mundo transformado en lenguaje”, Cristine Nostlinger. La sala de espera puede ser un buen escenario para el encuentro con la LIJ, con material idóneo, como libros ilustrados, libros-álbum, relatos clásicos y modernos también. La oferta debe dirigirse a las diversas edades pediátricas e incluir los diversos géneros, puntos de vista y temas diversos. De igual forma incluir, entre otras muchas posibilidades, nuestras historias colombianas, que son como “los relatos de la tribu” y nos conectan con nuestra realidad. El libro de literatura es una oportunidad única para meternos en el mundo del otro.

El fin primordial es recrear, hacer real la expresión de Borges de que el libro es una de las mejores oportunidades que tiene el ser humano para ser feliz. La LIJ en el consultorio puede ser, además, un instrumento para que el joven lector cree identidad, se responda las preguntas eternas de ¿quién soy?, ¿para dónde voy? Etc. Y para soñar y crear sueños de vida.

En siguientes comunicaciones estaremos ofreciéndoles información detallada sobre estos asuntos que pueden permitirnos que la LIJ sea una amable presencia transformadora en nuestros consultorios.