Regreso al colegio: reflexiones en medio de la pandemia

Compartir

Por: Dr. Jürg Niederbacher Velásquez

Vocal Representante de Capítulos

Junta Directiva Nacional SCP

Presidente Asociación Colombiana de Neumología Pediátrica (ACNP)

 

Es muy difícil dar recomendaciones sobre la escolarización en este momento, lo mejor es individualizar.

Estas reflexiones sobre el tema son el resultado de leer y escuchar por aquí́ y por allá́:

  1. ¿Están los colegios preparados con infraestructura y normas de bioseguridad? ¿Desde la toma de la temperatura al ingreso? ¿Cómo se transportarán los niños? Minicuestionario cada día para que los padres autoexaminen la posibilidad de tener COVID- 19 en sus casas y en consecuencia actúen (diario de síntomas). Estado de salud de sus profesores y operarios, áreas y aulas rediseñadas para guardar distanciamiento, baños acondicionados con agua-jabón-geles-toallas desechables, evitar comedores comunales, recortar o fraccionar jornadas, proponer modalidades mixtas (presencialidad y virtualidad). En resumen protocolos de conductas seguras muy bien diseñados.
  2. ¿Están las familias y los padres preparados para flexibilizar y entender que esta semana se puede ir al colegio y la otra no? ¿La conectividad cómo está?
  3. En un país de desigualdades no se puede legislar el regreso igual para todos.
  4. Están los docentes de acuerdo y seguros de la responsabilidad que se asume? ¿Y las directivas?
  5. ¿Se pueden garantizar los elementos de protección personal para toda la comunidad académica? (¿Cada uno responde por lo suyo con unos estándares mínimos?).
  6. ¿Todos tienen seguridad social? Aunque no lo creamos, varios no. ¿Qué cobertura tienen los seguros estudiantiles?
  7. Sigo pensando que la regionalización e individualización serán las mejores conductas . Cada departamento, región y localidad, de acuerdo con una normatividad, debe tomar sus decisiones, que serán cambiantes según la evolución de la pandemia en cada sitio (la llamada GLOCALIZACIÓN y la estrategia acordeón o inteligente, ahora aislamiento selectivo…). Esto implica constante coordinación, comunicación y armonización, además de medidas flexibles entre gobierno local, autoridades educativas, directivos del colegio, profesores y padres de familia, y obviamente escuchar a nuestros niños y adolescentes.
  8. Otros aspectos muy importantes:

El desarrollo psicosocial de niños y adolescentes se está afectando, los estamos restringiendo y aumenta el maltrato familiar en el aislamiento, el riesgo de desnutrición porque muchos dependían de restaurantes escolares… y, ¿qué tanto se ha preparado a los niños para el ingreso?

  1. También se mencionan unos estándares mínimos de preparación antes del ingreso y para no ser excluyentes, ¿qué hacer con la población de riesgo y la discapacitada?
  2. La salud mental es clave trabajarla y va en consonancia con lo anterior… Y ni hablar del sedentarismo…
  3. ¿Qué tal estudios de tamizaje para profesores y alumnos antes del ingreso? ¿Quién lo asume? ¿Aguanta el sistema? O, ¿se puede estandarizar un método que haga muestreo selectivo de acuerdo con algunos criterios preestablecidos?
  4. Finalmente, cuál es la postura gubernamental, que deberá estar apoyada obviamente en todos los sectores y especialmente en los criterios de educadores y del área de la salud.

Bueno, muchas ideas sueltas.

Lo importante es llenarnos de argumentos ponderados y racionales para tomar entre todos la mejor decisión. Tal vez este no sea el momento, pues la transmisión comunitaria en nuestro país aún no tiene visos de control, pero debemos prepararnos para que pronto nuestros niños y adolescentes no sufran más las devastadoras consecuencias del confinamiento que ofrece esta pandemia.

No obstante, hay que garantizar una salida segura o un aislamiento menos traumático, según sea el caso.

Entre todos nos compete lograr la mejor solución.

¡Ánimo, que la incertidumbre no nos venza!