Test

El Comité de Pediatría Social y Derechos del Niño de la Sociedad Colombiana de Pediatría

La Pediatría colombiana desde sus inicios en los albores del siglo XIX e inicios del siglo XX tuvo preocupación por los aspectos sociales que rodeaban la vida de niños y niñas e incidían en su salud, como la higiene de la leche y otros alimentos, la calidad de las viviendas, la miseria de los obreros, el hacinamiento y las malas condiciones de trabajo.

Desde su fundación en 1917, la Sociedad de Pediatría de Bogotá, que posteriormente se transformaría en Sociedad Colombiana de Pediatría se planteó tanto como una sociedad científica como una entidad que se preocupa por la crianza y atención de los niños.

Existía también desde sus inicios un gran interés de la Sociedad por las normas de protección a la infancia. Es así como en 1924 la Sociedad de Pediatría delega en algunos de sus integrantes la elaboración de un proyecto de protección a la infancia que abordaba los servicios de maternidad y de atención de la infancia en los hospitales, la regulación del trabajo infantil, la creación de salacunas y gotas de leche, y la recolección de información sobre natalidad y mortalidad en la primera infancia. Entre otros, producto de este esfuerzo se aprobó la Ley 48 de 1924 que creó la Junta Nacional de Protección a la Infancia, conformada en su mayoría por médicos pediatras.

Desde los años cincuenta se empieza a hablar en Colombia de Pediatría Social y ya en la década de los sesenta se funda en el país la primera unidad de Pediatría Social y aparecen las primeras cátedras sobre la misma

En el Primer Congreso Colombiano del Niño efectuado en 1936, como parte del Congreso Médico Nacional, se acogió una moción que recogía siete derechos del niño y en el transcurso de dicho Congreso se manifestó la preocupación de los pediatras acerca de lo que que afectaba la vida de los niños, como el trabajo y la delincuencia infantil, el abandono, la discapacidad, la irresponsabilidad paterna y el alcoholismo. Además, se discutió sobre la promulgación de leyes en su defensa y se propuso crear un consejo nacional de infancia interdisciplinario.

Desde los años cincuenta se empieza a hablar en Colombia de Pediatría Social y ya en la década de los sesenta se funda en el país la primera unidad de Pediatría Social y aparecen las primeras cátedras sobre la misma. A partir de entonces ha habido varias generaciones de pediatras sociales a lo largo y ancho del país y muchos colegas han entendido y asumido el sentido social que tiene la actividad pediátrica.

Los grupos de Pediatría Social tuvieron una presencia fuerte en las universidades, incidiendo en los procesos de formación del recurso humano en pregrado y en los nacientes postrados en Pediatría y una presencia algo menor en los servicios de salud y en proyectos alternativos de atención en salud a comunidades marginales.

Con el impulso en los ochenta y noventa de la Atención Primaria en Salud y posteriormente de la promoción de salud, un grupo cada vez más numeroso de pediatras colombianos aparecen como impulsores de diversas estrategias dirigidas a la atención primaria y el cuidado de salud de niños, niñas y adolescentes. Igualmente tienen una función muy notoria en la denuncia, educación e intervención del maltrato infantil en todas sus formas.

En 1989 se firma la Convención sobre los Derechos del Niño, la cual es ratificada por Colombia en 1991, posterior a lo cual se genera en el país un movimiento social en torno a su difusión e implementación. Gradualmente un grupo de pediatras colombianos van entendiendo la importancia de este nuevo marco ético, jurídico y político en las relaciones con los niños, niñas y adolescentes, y empiezan a llevar su análisis a los eventos y espacios de discusión de la Pediatría.

De la firma de la Convención se desprende la obligación de Colombia de ajustar su normatividad a ella, por lo cual en 2006 se expide el Código de la Infancia y la Adolescencia y la Sociedad Colombiana de Pediatría se apersona de su difusión consciente de su importancia para la vida y la salud de nuestros niños, niñas y adolescentes

De la firma de la Convención se desprende la obligación de Colombia de ajustar su normatividad a ella, por lo cual en 2006 se expide el Código de la Infancia y la Adolescencia y la Sociedad Colombiana de Pediatría se apersona de su difusión consciente de su importancia para la vida y la salud de nuestros niños, niñas y adolescentes.

Por otra parte, un grupo cada vez creciente de pediatras, convocados en torno a la propuesta de un modelo de crianza adecuado a los cambios de la sociedad de fines del siglo XX y comienzos del siglo XXI, con una perspectiva de protección integral de la infancia y la adolescencia, dedican grandes esfuerzos a la difusión entre los colegas y la sociedad colombiana de un discurso sobre el cuidado y la protección de las nuevas generaciones

Esta referencia rápida a algunos hechos históricos de la Pediatría colombiana nos muestra que la consolidación de un grupo formal de Pediatría Social en la Sociedad Colombiana de Pediatría es solo la continuidad de una larga herencia de trabajo por un país que cuide y proteja a su niños y les garantice las mínimas condiciones necesarias para crecer y desarrollarse sanamente.