Compartir

El cambio climático y el futuro de la infancia

El cambio climático no es actualmente aceptado como un peligro para la salud por los profesionales de la salud; sin embargo, es la mayor amenaza para la salud mundial del siglo XXI, convirtiéndose además en el principal desafío para la población mundial, especialmente para niñas, niños y adolescentes, por su nivel de desarrollo y necesidades de bienestar y protección. Por tal razón, más que preocuparnos, debería ocuparnos. 

Abordaremos durante la conferencia aspectos conceptuales y terminología sobre el cambio climático, riesgos para la salud y derechos de los niños. Además, se definirán enfoques integrales y las principales estrategias globales y de Colombia. 

Hasta la fecha, ha habido poca investigación sobre las relaciones entre el clima y la salud que se en- foca directamente en los niños; asi- mismo, se ha hecho una exhaustiva revisión para explicar la vulnerabilidad para los niños y adolescentes según sus diferentes sistemas, en la que usted podrá actualizarse; las principales vulnerabilidades se deben a las caractersticas siológicas, biológicas y sociales de los niños, debido a las siguientes razones: 

Desarrollo biológico: sus sis- temas siológicos, en especial el sistema inmunollógico, son inmaduros. 

Mayor consumo enertico y metabólico: los niños necesitan un mayor aporte de oxígeno y sustancias nutricionales que los adultos al estar en la etapa de crecimiento y desarrollo. Por ello, respiran más aire por kilo- gramo de peso corporal que los adultos y, por lo tanto, inhalan, ingieren y absorben más contaminantes ambientales por kilo- gramo de peso que un adulto. 

Comportamiento social: suelen pasar más tiempo en ambientes exteriores y tienen menos capacidad de autocuidado que los adultos. 

Por otro lado, a nivel mundial se predice que el cambio climático empeorará las cinco causas principales de muerte para los niños (desnutrición, muertes neonata- les, enfermedades respiratorias agudas, diarrea, malaria); según estimaciones recientes, los niños ya sufren alrededor del 90% de la carga mundial de enfermedades causadas por el cambio climático. Asimismo, se prevé que los efectos negativos del cambio climático en la productividad agrícola y la seguridad alimentaria causarán un aumento del 20% en el número de niños desnutridos para 2050. 

Debido a la particular vulnerabilidad de los niños y la forma en que el cambio climático amplificará las desigualdades existentes en la carga de la enfermedad y otros resultados infantiles, no es posible proteger y mejorar adecuadamente la salud infantil sin abordar y superar los factores que producen los gradientes sociales y económicos existentes, lo que se traduce en un enfoque integral en el que debemos involucrarnos. 

Por esta razón, los pediatras y la comunidad en general debemos comprender las amenazas para la salud asociadas con el cambio climático, de tal manera que podamos reconocer y recomendar espacios y entornos saludables a los cuidadores de los niños, así como anticipar los efectos asociados al clima y, de igual forma, comprometernos con el desarrollo y la implementación de estrategias efectivas de mitigación y adaptación para enfrentar este desafío global, que garantice el futuro de la niñez y de la infancia. 

Dra. Iliana Curiel Presidente Regional Guajira 

Descargar PDF