El cuidado como estilo de vida: una propuesta para cuidar la vida

Compartir

 

Promover la cultura del cuidado es una propuesta de la Fundación Colombiana del Corazón, con acciones dirigidas a fortalecer las habilidades y capacidades de los individuos para que puedan adoptar estilos de vida que les permita preservar la salud por más tiempo en su vida.

Para lograr que los individuos tomen acciones que favorezcan el cuidado, es imprescindible que los entornos en los que se forman sus creencias, vivencias, costumbres y cultura les ayuden a tomar decisiones saludables. Esta propuesta es un modelo de comunicación para generar reflexiones individuales en torno del cuidado, para que las personas puedan considerar nuevos comportamientos y conductas en su relación con la vida cotidiana.

Los escenarios para intervenir son la familia, la escuela o colegio, la universidad y los lugares de trabajo. El objetivo de las acciones que proponemos es propiciar pensamientos saludables que hagan posible el mantenimiento y mejoramiento del bienestar de los individuos, impulsando como estrategia el cuidado como estilo de vida y superando la manera tradicional de comunicación impositiva, prohibitiva y restrictiva. 

El Método 10 del cuidado como estilo de vida

La promoción de la cultura del cuidado de ‘Corazones Responsables’ se sustenta en el Método 10 del cuidado como estilo de vida, que propone el impulso y creación de diez entornos de cultura para lograr nuevos comportamientos que apunten al cuidado de la vida. Esta iniciativa es una combinación de apoyos comunicativos, educativos y ambientales que favorecen las conductas o acciones que contribuyen a la preservación de la salud.

Proponemos promover salud desde el cuidado de vida, pensando en personas sanas e incluyendo a los enfermos. ‘Corazones Responsables’ asume la multicausalidad como principio fundamental de los determinantes que permiten mantener o perder la condición de saludable. Por eso promueve estilos de vida para el bienestar y la felicidad.

La propuesta del cuidado como estilo de vida pretende ofrecer a la comunidad los medios para ejercer un mayor control sobre las decisiones diarias que hacen posible no perder salud y que se fundamenta en una estrategia de impulso de costumbres y tradiciones, con el Método 10 como estrategia para el buen vivir.

El Método 10 del cuidado como estilo de vida está orientado a promover el desarrollo personal desde la perspectiva de los principales comportamientos que generan factores de riesgo (inactividad física, desequilibrio en la alimentación e incidencia del humo de cigarrillo); el abordaje de género con el cuidado de la mujer como prioridad; la promoción integral de mente y cuerpo con pensamientos positivos y conciencia plena; la transversalidad del aporte terapéutico de la naturaleza con Vitamina N; la conciencia del cuidado en vacaciones; el conocimiento de los números del cuidado del corazón, y la vida y la promoción de organizaciones saludables.

Las diez culturas del Método 10:

  1. Cultura del Movimiento
  2. Cultura de Aprender a Comer
  3. Cultura de Espacios Libres de Humo
  4. Cultura del Cuidado de la Mujer (Actúa con ‘Corazón de Mujer’)
  5. Cultura del Pensamiento Positivo
  6. Cultura de la Conciencia Plena
  7. Cultura de la Vitamina N
  8. Cultura del Cuidado en Vacaciones
  9. Cultura de los Números del Corazón
  10. Cultura de Organizaciones Saludables

Principios básicos de la cultura del cuidado

 Se aborda desde las decisiones diarias como un medio para el cuidado de la vida, propuesto como el bien máximo de las personas.

  1. Propone el ejemplo como eje transformador de hábitos para el cuidado.
  2. Asume la participación dinámica de familias, centros educativos y empresas como eje transformador para que el cuidado sea un bien social.

Los estilos de vida son los procesos de interacción social que nacen de las tradiciones y las costumbres para formar hábitos de comportamiento y conducta en los individuos y en grupos poblacionales, mediante los cuales se satisfacen necesidades para alcanzar el bienestar y la felicidad.

Este proceso de educación puede ser un camino que, junto a otros complementarios, diseñados a la medida y necesidades de los entornos específicos de entidades, instituciones o empresas, puede estimular cambios de comportamiento y promover el buen vivir como una apuesta para incidir de una forma diferente en la realidad epidemiológica crítica del notable crecimiento de los factores de riesgo que afectan el corazón, que hoy son el primer asesino del mundo.

Para mayor información ingrese a www.corazonesresponsables.org o solicítela a comunicaciones@corazonesresponsables.org, la Caja de Herramientas de la Cultura del Cuidado.

 

 

Juan Carlos Santacruz
Director Ejecutivo – Fundación Colombiana del Corazón