La pandemia de COVID-19 en la infancia colombiana

Compartir

Pablo Vásquez Hoyos, MD MSc.
Intensivista Pediatra
Magíster en Epidemiología Clínica
Profesor universitario de perfil investigador

 

Introducción

Han pasado 20 meses desde que se reportó el primer caso de infección humana por el SARS-CoV-2 y 17 meses del primer caso pediátrico reportado en territorio colombiano, y, es necesario decirlo, aún tenemos más miedos y preguntas, que respuestas. El presente escrito busca describir el comportamiento epidemiológico de esta enfermedad en niños menores de 18 años en el territorio colombiano, utilizando para ello, por un lado, la base de datos, de libre acceso, del Instituto Nacional de Salud (INS)1, que reporta las pruebas de PCR y antígenos virales que se toman en Colombia y, por otro lado, algunos datos poblacionales reportados por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE)2, en especial los relacionados con la proyección poblacional para Colombia en 2020.

Incidencia

En primer lugar, debemos decir que el comportamiento en población pediátrica ha sido sustancialmente diferente a la de los adultos, pero similar al que se ha dado en otras latitudes. Para el 7 de agosto de 2021, en Colombia, se reportaron 412.264 casos positivos en una población (infantil y adolescente) proyectada de 14.294.176 en 2020, lo que representa una incidencia de 29 casos por cada 1.000 habitantes menores de 18 años, cifra 4 veces menor a la reportada en adultos (123 por 1.000 habitantes de 18 o más años). La literatura mundial aún trata de aclarar la diferencia entre la incidencia del virus en niños, respecto a la que se presenta en relación con la de los adultos, aunque, en general se observa. Algunos de los argumentos que pueden explicar la diferencia son: una menor susceptibilidad al virus; otros factores observados son: un mayor número de asintomáticos, baja exposición, y menor severidad de los síntomas3,4.    

Estudios que han utilizado otras técnicas de tamizaje, como pruebas serológicas, han detectado hasta un 50% de niños asintomáticos5. Si tomamos en cuenta estos datos y ajustamos la incidencia con la frecuencia de casos asintomáticos en Colombia en esta población, que para julio representaba el 14%, tendríamos que la incidencia real podría estar en 103 casos por cada 1.000 habitantes menores de 18 años, una cifra más cercana a la de los adultos.

 

Severidad

Una de las diferencias radicales entre adultos y niños ha sido el comportamiento más severo de la enfermedad en adultos, comportamiento inusual para una infección respiratoria habitual (influenza, virus sincitial respiratorio) que tienden a afectar de forma severa a los lactantes y los ancianos4. En Colombia el seguimiento a casos hospitalizados e ingresos a UCI tiene problemas de subregistro, por la manera de recoger los datos (salen en su mayoría de la ficha de notificación inicial), por lo que la única fuente confiable para analizar la severidad es por el número de fallecidos asociados a la enfermedad. Para Colombia, en niños, la cifra es, hasta el momento, de 219 casos, que representa una letalidad del 0,05%, bastante inferior a la de los adultos que es de 2,8%. Visto desde la perspectiva de la mortalidad, podemos calcular una tasa de 1,5 muertes por 100.000 habitantes menores de 18 años vs. 338 muertes por 100.000 habitantes de 18 o más años (ver tabla). A la fecha aún no está bien claro el porqué de esta diferencia; se plantean muchas teorías, que aún continúan siendo estudiadas por los expertos3.

 

Tabla. Casos positivos, fallecidos, letalidad, incidencia y mortalidad calculada por grupos de edad en Colombia.

Edad Casos positivos Casos fallecidos* Letalidad (%) Casos x 1.000 Hab edad** Mortalidad x 100.000 Hab edad**
<30 días 1.538 6 0,39% 19,8 0,8
1-3 meses 3.855 28 0,73%
4-6 meses 3.772 18 0,48%
7-9 meses 3.873 7 0,18%
10-11 meses 2.291 6 0,26%
1-5 años 75.187 42 0,06% 19,1 1,1
6-11 años 120.150 33 0,03% 25,4 0,7
12-15 años 122.321 40 0,03% 38,2 1,2
16-17 años 79.277 39 0,05% 48,2 2,4
18-29 años 1.141.858 1.471 0,13% 111,6 14,4
30-39 años 1.086.196 4.178 0,38% 145,4 55,9
40-49 años 821.967 9.394 1,14% 134,1 153,2
50-59 años 669.275 18.788 2,81% 123,1 345,7
60-69 años 400.486 29.075 7,26% 105,5 766,1
> 70 años 302.588 59.152 19,55% 100,4 1.963,0

*Fallecidos atribuidos a COVID-19; **Hab. edad: habitantes proyectados en Colombia 2020 en el rango de edad de los casos. Fuentes: autor con datos de INS.

 

Figura. Distribución por departamentos en Colombia de la incidencia de casos (izquierda) y la mortalidad (derecha) por CoViD-19 por habitantes menores de 18 años en el departamento.

Fuentes: Fuentes: autor con datos de INS a 7 de agosto 2021 y proyecciones poblacionales DANE 2020 por edad.

 

Factores de riesgo

A pesar del bajo impacto en el área de pediatría, se ha buscado identificar los factores que permitan detectar poblaciones pediátricas de mayor riesgo que pudieran recibir. Con esto, se podría plantear un enfoque diferencial que evitara tomar medidas de protección generalizadas que, al hacer el balance de riesgo/beneficio, podría ocasionar más complicaciones sin aportar realmente una solución efectiva. Algunos de estos factores pueden derivar de la información recopilada en la base de datos del INS, como son la edad, la etnia y la región del país donde es detectado el caso. En cuanto a la edad, se observa que la incidencia de casos aumenta de manera directamente proporcional con esta, pero la mortalidad es mayor en menores de 1 año, seguida por la población adolescente. En cuanto a etnias, representan una baja frecuencia de casos principalmente de afrocolombianos (1,8%) e indígenas (1,5%); sin embargo, se observa una letalidad significativamente mayor en indígenas (0,12%) y en afrocolombianos (0,18%), mientras que en las otras poblaciones llega tan solo al 0,05%.

La distribución por departamentos es muy heterogénea y no siempre hay relación entre letalidad y frecuencia de casos, como se observa en la figura, lo que puede ser explicado por factores socioeconómicos y culturales.

De otros factores de riesgo no descritos en la base, pero referenciados en la literatura, tenemos algunos reportes locales. En este sentido, al igual que en otros países, las comorbilidades, en especial las que generan gran vulnerabilidad en quienes contraen el virus, están asociadas con peores desenlaces, pero no parece que susciten cambios significativos en el grado de incidencia de las infecciones6.

Otra particularidad que puede tener el virus en pacientes pediátricos es la relacionada con múltiples casos de un síndrome inflamatorio multisistémico postviral (SIMS-TAC). Estos casos, aunque infrecuentes, generan cuadros gastrointestinales y cutáneos que evolucionan hacia un choque con disfunción orgánica, que requiere manejo hospitalario urgente, con buena respuesta a terapias inmunosupresoras agresivas. En Colombia, a la fecha, se han reportado una serie de 78 casos y su incidencia real no se conoce7.

 

Cambios

A la fecha, la distribución de casos pediátricos y de adultos ha variado de forma similar, en la medida que aumentaron los casos de adultos durante los picos, también lo hicieron los casos pediátricos. La proporción de casos pediátricos se ha mantenido en un promedio del 8,5%, con un máximo, para el mes de julio de este año, del 11,8%. Estos cambios pueden deberse a factores como mayor contagio de las nuevas variantes circulantes, menor incidencia en adultos vacunados y mayor circulación de niños en la vida diaria, lo que genera además mayor contacto, circulación y codetección de otros virus8. A pesar de estos cambios, a la fecha, no se ha generado un aumento en la mortalidad, ni en la severidad en menores de 18 años, en Colombia ni en otras regiones del mundo.

 

Colegios

Uno de los efectos negativos que trajo la pandemia en la población pediátrica fue el cierre de los colegios. La UNESCO reporta que en Colombia el cierre de las escuelas ha sido superior a 59 semanas, siendo uno de los países con los cierres más prolongados del planeta9. Hasta la fecha los estudios demuestran que la asistencia al colegio no se relaciona con un aumento en el número de casos severos en niños o adultos10. Esto se debe a que en los colegios hay una trasmisibilidad más reducida, debido a que se cumplen con más facilidad las recomendaciones no farmacológicas para la mitigación de la infección (tapabocas, ventilación, distanciamiento, lavado de manos). En Colombia el INS sigue la frecuencia de brotes en conglomerados donde se incluyen colegios. En este informe, a fecha de 10 de agosto, se han reportado 67 brotes en colegios, lo que representa el 6% de todos los brotes en conglomerados. En relación con estos brotes se han documentado 541 infecciones confirmadas y 2 fallecimientos, lo que sugiere que la situación en Colombia es similar a la ya reportada en el mundo.

 

Vacunación

La vacunación en Colombia alcanzó el 9 de agosto, un total de 13.315.500 esquemas completos de vacunación que representan al 26,4% de la población colombiana. Aunque inicialmente se habló de una protección en rebaño, ahora, se ha planteado que la meta debe ser la mitigación de la severidad y la mortalidad, por lo cual la prioridad mundial debe ser la vacunación y cuidado de los más susceptibles. En niños, a la fecha, solo disponemos de un tipo de vacuna aprobado para menores de 12 años, aunque existen muchos estudios en curso para otros tipos de vacunas y otras edades. Esto hace que la disponibilidad aún deba ser priorizada para pacientes adultos, pacientes pediátricos con comorbilidades significativas y madres en embarazo. De ahí que la mejor estrategia para la protección de los niños sea la inmunidad en capullo, que consiste en vacunar a los adultos más cercanos al niño o niña y mantener las medidas no farmacológicas de protección (distanciamiento, tapabocas, lavado de manos, ventilación).  

 

Reflexiones finales

El comportamiento de la enfermedad en Colombia en población pediátrica es similar al que se reporta en artículos internacionales, esto es baja incidencia y mortalidad. La apertura de colegios no parece tener un efecto negativo en la incidencia de casos pediátricos, ni mayor grado de severidad. Debemos mantener las medidas de protección personal, vacunar con urgencia a la población más susceptible, a tener más vacunas disponibles para aplicar a la población pediátrica y así disminuir el impacto de esta pandemia en la calidad de vida de los colombianos.

 

Referencias

  1. Noticias coronavirus-casos. Instituto Nacional de Salud. Acceso 7/AGO/2021, https://www.ins.gov.co/Noticias/Paginas/ coronavirus-casos.aspx
  2. Ramos F. Proyecciones de población. Dane.gov.co. Acceso 10/AGO/2021, https://www.dane.gov.co/index.php/ estadisticas-por-tema/demografia-y-poblacion/proyecciones-de-poblacion
  3. Zimmermann P, Curtis N. Why is COVID-19 less severe in children? A review of the proposed mechanisms underlying the age-related difference in severity of SARS-CoV-2 infections. Arch Dis Child. Dec 01 2020;doi:10.1136/archdischild-2020-320338
  4. Bullard J, Funk D, Dust K, et al. Infectivity of severe acute respiratory syndrome coronavirus 2 in children compared with adults. CMAJ. 04 26 2021;193(17):E601-E606. doi:10.1503/cmaj.210263
  5. Tsankov BK, Allaire JM, Irvine MA, et al. Severe COVID-19 Infection and Pediatric Comorbidities: A Systematic Review and Meta-Analysis. Int J Infect Dis. Feb 2021;103:246-256. doi:10.1016/j.ijid.2020.11.163
  6. Hippich M, Holthaus L, Assfalg R, et al. A Public Health Antibody Screening Indicates a 6-Fold Higher SARS-CoV-2 Exposu- re Rate than Reported Cases in Children. Med (N Y). Feb 12 2021;2(2):149-163.e4. doi:10.1016/j.medj.2020.10.003
  7. Acevedo L, Piñeres-Olave BE, Niño-Serna LF, et al. Mortality and Clinical Characteristics of Multisystem Inflammatory Sy- ndrome in Children (MIS-C) associated with COVID-19 in critically ill patients: an observational multicenter study (MISCO STUDY). Research Square [preprint].2021.
  8. Coronavirus Disease 2019 (COVID-19). Centers for Disease Control and Prevention. Acceso 10/AGO/2021, https://www. cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/variants/delta-variant.html
  9. Education: From disruption to recovery. UNESCO. Acceso 10/AGO/2021, https://en.unesco.org/covid19/ educationresponse#schoolclosures
  10. Ismail SA, Saliba V, Lopez Bernal J, Ramsay ME, Ladhani SN. SARS-CoV-2 infection and transmission in educational settings: a prospective, cross-sectional analysis of infection clusters and outbreaks in England. Lancet Infect Dis. 03 2021;21(3):344- 353. doi:10.1016/S1473-3099(20)30882-3