Compartir

Reflexiones después de una hermosa experiencia

image

En días pasados, tuve la grata experiencia de compartir unas cuantas horas con un grupo de artistas pertenecientes al equipo del ‘Inside Out Project’ (www.insideoutproject.net/en). Regresé a Bogotá muy impresionado y sensibilizado por la forma en que ellos ven el mundo cotidiano, y más feliz cuando este trabajo es producto de una alianza con nuestra Sociedad Colombiana de Pediatría (SCP).

Todos estamos hartos de escuchar, leer y hablar de la crisis económica y social en la que vivimos, así como de la violación cotidiana de los derechos humanos fundamentales de nuestros niños, niñas y adolescentes…, pero es lo que nos ha tocado, son “los tiempos que corren”.

Afortunadamente hoy les puedo contar de un proyecto artístico muy hermoso y valioso, que me ha conmovido y “tocado la bra”, como se dice popularmente. Pude visualizar y participar con los niños de La Boquilla en Cartagena, y fue muy importante no solo para mí, sino para la SCP, pues aspiramos a convertirlo en un movimiento social a nivel nacional, superando las fronteras entre los diferentes grupos socioculturales, étnicos y religiosos, para llegar más allá de lo que pueden alcanzar los privilegios económicos de unos pocos.

Este proyecto fue iniciado por el artista francés JR. Todo empezó cuando se hizo la ambiciosa pregunta: “¿Puede el arte cambiar el mundo?”, viendo que era una visión un tanto pretenciosa, cambiaron la pregunta a: “¿Puede el arte cambiar la vida de la gente?”. 

Inspirándose en el ‘Street Art’ del mismo JR (retratos de gran formato, impresos en papel y colgados en las calles, pegados con engrudo), el ‘Inside Out Project’ da la oportunidad donde, cuando y a quien quiera de compartir su propio retrato, reivindicando aquello por lo que cree o lucha. De esta forma, se ha creado una plataforma global que cuenta las historias nunca contadas y transforma estos mensajes en piezas de arte público.

Estuve en La Boquilla, participando de esta noble campaña denominada ‘Atrapando Sueños’, junto a nuestra Di- rectora Ejecutiva, Gloria Zuccardi, quien ha tomado este proyecto como suyo y como producto de un trabajo conjunto con muchas personas; nuestra SCP, por su parte, está liderando la actividad en regiones deprimidas y muy vulnerables, especialmente con la población de niños y niñas de La Boquilla (Cartagena) y Manzana (La Guajira).

Me dolió mucho ver las condiciones infrahumanas en que en muchos casos viven estos pequeños seres humanos, totalmente indefensos. Sin embargo, gracias a gente de buen co- razón, estos niños están expresando sus sueños y alegrías, y pueden ahora, a través de estas grandes fotografías, conectarse con el mundo que los rodea; así, todos podemos comprender que detrás de sus caritas tristes, felices o temerosas, se esconden y guardan sueños muy grandes e importantes para su vida, tal y como ocurre con nosotros. Esto es precisamente lo que la SCP quiere mostrar de las comunidades vulnerables, generando conciencia en que entre todos podemos ayudar.

Agradezco a este grupo valioso de artistas el haber compartido conmigo; lo mejor de todo fue poder recrear una gran exposición fotográfica, que atrae al turista y al mismo habitante de la región, visibilizando las condiciones en que nuestra infancia y adolescencia se tienen que desenvolver.

Me encantó haber tenido la oportunidad de remover mis bras, no olvidar el sentido de la tolerancia, luchar por promover la justicia y la igualdad, y rearmar mis principios como persona, pediatra y Presidente de la Sociedad Colombiana de Pediatría, la cual se consolida cada día como una institución más humana, sensible y siempre en la búsqueda del bienestar de nuestros niños, niñas, adolescentes y sus familias. Creo que esto vale mu- cho y superó todas mis expectativas, aplaudiendo que el arte se haga ac- cesible a todos los ciudadanos y permitiendo a estos niños ser, al mismo tiempo, artistas y protagonistas.

Estoy muy complacido de ver que aún existe humanidad en nuestra Colombia y que podemos dejar de lado la frivolidad en la que vivimos. ‘Atrapando Sueños’ me lo recuerda, pues lo vivimos y sentimos todos, así que me pregunto: ¿Tenemos algo que decirle al país y al mundo? La respuesta es sí, y mucho.

Apreciando las viejas y deterioradas paredes de La Boquilla, empapeladas con posters enormes, exhibiendo los más variados rostros de nuestros niños, sentía que me hablaban de la hermandad de los pueblos que viven con hambre y sed permanente, de las historias de los trabajadores sin un salario justo y de cómo es esa otra Colombia. Tenemos una Boquilla y una Guajira que claman, y es nuestro deber como SCP clamar con ellos por salvar la vida de nuestra infancia y adolescencia.

De verdad, con esas pocas horas vividas en Cartagena, siento que me fortalecí aún más, y llegue convencido de que debo y debemos seguir protestando por toda esta injusticia e inequidad con nuestra niñez; también me hizo reflexionar nuevamente sobre nuestro quehacer diario como Sociedad, concluyendo que aún podemos hacer mucho más por los niños y adolescentes colombianos.

Compañeros pediatras, no nos cansemos de trabajar por ellos; exijamos y acompañémoslos, pues de verdad nos necesitan mucho ahora. Después puede ser muy tarde.

En nuestro V Simposio Internacional de Actualización en Pediatría, que se celebrará el próximo mes de julio en ‘La Heroica’, daremos muestra de todo este trabajo. Sé que no podemos cambiar el mundo, pero sí motivarnos para que cada día luchemos por nuestros principios, causas comunes, justicia, paz, esperanza, diversidad, dignidad y derechos; sentí que esto me decían todas las enormes fotografías.

Gracias SCP por facilitar los insumos y la logística para hacer realidad que estos niños sueñen y se retraten entre ellos mismos sus deseos. Nosotros seguiremos ‘Atrapando Sueños’, tratando así de contribuir en algo para hacerlos realidad.

Nicolás Ignacio Ramos Rodríguez

Presidente SCP

Descargar PDF