Compartir

Celebremos juntos la esta de los niños y disfrutemos este tiempo en familia

hallo

En octubre se celebra la tan esperada esta de los niños, por lo que he querido salirme un poco de la tradición mes a mes en cuanto al contenido de mis editoriales, en los que acostumbro a tratar temas de relevancia a nivel gremial, así como de importancia para los pediatras y sus familias, en su actividad diaria.

En esta oportunidad, quiero referirme a un tema que estoy seguro será de utilidad para tener un mes y una noche de los niños llenos de felicidad, como se lo merecen; sobre todo, garantizando una noche muy segura en la que nuestros niños no se expongan a riesgos innecesarios.

Solo basta con mirar la emoción que representa para ellos lucir un disfraz, para que nosotros, como pediatras y adultos responsables, también nos pongamos a tono con esta celebración. De esta forma, aprovechamos cada minuto que nos brinda la vida para estar con nuestros hijos y estimulamos a los padres de nuestros pacientes para que disfruten de la mejor forma estos momentos con sus pequeños. Todo esto hace par- te de la educación que, como especialistas, debemos hacer en nuestra consulta pediátrica.

Recordemos a los padres de familia que los niños aman esta fecha, pues representa para ellos, en su linda inocencia, todo un ‘cuento de hadas’. Muchos niños y niñas, por esta noche, incluso durante el transcurso del mes, personifican a quienes siempre han admirado en la pantalla chica y la pantalla grande. Es aquí cuando nosotros y ustedes como pediatras y padres de familia podemos y debemos hacer de esta esta la más especial para ellos. No se trata solamente de comprarles un disfraz, sino hacer de este mo- mento un tiempo valioso para de- partir con los menores y seguir forjando en ellos las bases del valor de compartir y de la amistad e, incluso, incentivarlos a ser más creativos.

El respeto por el otro, desde el mis- mo momento en que los niños piden dulces en las casas de sus vecinos, es parte de los valores que como padres de familia debemos fomentar. De igual forma, debemos procurar asegurarles un mes y una noche de maravilla, en total tranquilidad y seguridad. Es por ello que no hay nada mejor que ilustrar a los padres y cuidadores para que se tengan a mano todas las precauciones posibles y que, de esta forma, los niños sigan sus reglas, sugerencias y, ante todo, se pro- penda por su bienestar y su vida.

Así que, ¡a cantar con alegría, a endulzarse dicha noche y a dejar volar la imaginación!, eso sí, recordando los cuidados y precauciones básicas que se deben tener en cuenta por estos días. Algunas recomendaciones son las siguientes:

• Coménteles que la noche de los niños es un momento especial para compartir. Así que es bueno empezar por cuestionarse sobre la calidad y cantidad de los dulces. Explíqueles a ellos que el comprar y pedir caramelos tiene además otra finalidad: aprender a compartir, disfrutar y gozar en compañía de la familia y los amigos.

• Enséñeles a respetar las ideologías y creencias de otros niños y padres de familia. Si algunos padres y sus pequeños hijos no celebran este tipo de estas, debemos aceptar la libertad de pensamiento, sin críticas y con tolerancia.

• Anime a los padres de familia de sus pacientes a que muestren su mejor sonrisa, este y todos los meses, y ojalá por siempre. Motívelos a que por un momento dejen a un lado ese estado por momentos huraño, provocado por los trajines del día a día.

• Por el contrario, motive a los padres de familia para que se dejen contagiar de la buena energía de los niños. Invítelos a compartir con los vecinos y mostrar esa amabilidad; recuerden que los niños nos estarán observando como los modelos que somos.

Además, hablemos con los padres y aprovechemos el momento de la consulta pediátrica para recordarles:

• No permitan que los niños jueguen con pólvora.

• No dejen que los niños reciban dulces de personas desconocidas, ni con envoltura rota. También indíqueles que es mejor consumir los dulces recolectados al llegar a casa. No olviden que los dulces en exceso traen consigo problemas de salud.

• Si se trata de niños pequeños, procuren hacer el recorrido durante el día. Infórmeles a los niños a dónde deben ir en caso de sentirse perdidos o desubicados en espacio. Tomen precauciones para caminar por las calles.

• El riesgo de accidentes de tránsito en estas como esta se incrementa. Conducir con cuidado es clave, así como respetar las señales de tránsito.

• Enseñen a sus hijos a reconocer los diferentes uniformes de personal de policía y entidades de seguridad, pues es posible que lo requieran en algún momento. Asimismo, provéales datos telefónicos para ubicarlos, si es el caso.

La Sociedad Colombiana de Pediatría (SCP) sigue muy comprometida con el bienestar y la salud de nuestra infancia y adolescencia. Esperamos que este octubre sea otro mes muy feliz para padres e hijos, y en general para nuestra familia. Deseamos que la seguridad esté presente en todos los hogares. ¡Feliz mes de los niños!

 

Nicolás Ignacio Ramos Rodríguez

Presidente SCP

Descargar PDF